formats

Sede Vacante

Publicado en 01/03/2013 por en Noticias

Desde ayer mismo a las ocho de la tarde la Cátedra de San Pedro permanece vacante, o sea, vacía. Pienso que a todos nos han llamado poderosamente la atención los acontecimientos de estos últimos días desde que el Santo Padre anunció su renuncia al pontificado supremo. Pero, ¿a qué ha renunciado exactamente Benedicto XVI? El ya Papa emérito ha renunciado a seguir siendo Obispo de Roma, Sucesor del apóstol San Pedro y Vicario de Cristo en la tierra. Es, sin duda, sorprendente por lo poco habitual de esta situación en la Iglesia, pero así está escrito en los planes de Dios. El Papa ha renunciado porque no se encuentra con las suficientes fuerzas físicas y espirituales para poder seguir ejerciendo este servicio en la Iglesia, por lo que actúa con coherencia y responsabilidad totales y nos sirve de ejemplo.

Toda la vida de Joseph Ratzinger ha sido una continua renuncia a muchas cosas en su vida: una familia, sus gustos personales, su tierra natal, la dedicación al estudio e, incluso, a una merecida jubilación hace ya muchos años. Pero no, el Señor lo ha llevado por otros caminos y él ha aceptado gustoso la voluntad de Dios. Y esto ha ocurrido hasta con su renuncia al pontificado. Así nos lo ha dicho en su última catequesis de este miércoles: “he pedido a Dios […] que me iluminase con su luz para que me hiciera tomar la decisión más justa, no para mi bien, sino para el bien de la Iglesia”. ¡Qué nobleza de corazón! ¡Qué grandeza de espíritu! No existe comentario posible. Solo demos gracias a Dios por el pontificado de Benedicto XVI, por sus enseñanzas y por su ejemplo.

 Por último, pidamos con insistencia que el Espíritu Santo ilumine a los Sres. Cardenales para la elección del nuevo Papa. Dios es quien, en definitiva, guía a la Iglesia. No nos dejemos amedrentar por ciertos medios de comunicación que nos ofrecen una especie de raros tejemanejes de poder en el Vaticano. La Iglesia no es de nadie y es de todos. La Iglesia es de Dios para todos los hombres.

Francisco Gómez-Canoura

Seminarista

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn