formats

¡ Feliz Navidad !

Publicado en 25/12/2012 por en Noticias
Hubo un tiempo…
¡Hubo un tiempo en el que no existía la Navidad!
Ni regalos, ni juguetes ni tampoco Santa Claus.
Hubo un tiempo en el que los hombres sólo luchaban.
El amor de las mujeres era vendido y el de los hombres cotizado.
Hubo un tiempo en el que los niños eran expuestos:
“Expuesto” significa que se abandonaban en la plazas cuando no eran deseados.

 

Hubo un tiempo en el que las noches eran oscuras, largas, tristes y heladas.
Hubo un tiempo en el que todo era agresivo:
Incluso la tierra donde el hombre hacia su morada.
Hubo un tiempo en el que no existía el mundo como casa del hombre:
Tiempo en el que todo era caos.

 

Hubo un tiempo sin palabras humanas:
En el que los hombres se miraban con desconfianza.
Los animales parecían humanos y a los hombres tentaban.
Hubo un tiempo en el que los hombres no se daban la mano.

 

Pero… hubo un Tiempo en el tiempo en el que la Palabra se hizo carne…
Y un niño nacido de mujer vino a este mundo como Verbo encarnado.
Es el niño de María: la virgen madre e inmaculada.
Es el tiempo de la Navidad…
Anuncio de la buena voluntad de Dios al hombre.
Manifestación  única, sorprendente y fascinante:
Todo un Dios en un niño que es ternura y fragilidad,
para que el hombre no tenga nada de que espantarse.
Es el Dios de la Palabra: “yo te he amado primero”.

 

Y entonces, también hombres y mujeres pueden verse el rostro.
Decir “te amo”, “perdóname”, “lo siento”… “dame tu mano”.
Es Navidad! Tiempo para decir “te quiero”,
Que es tanto como decir, por nada quiero que mueras…
Y sin embargo, aunque murieras… igualmente te quisiera.

 

Es tiempo para mirar a los ojos y contemplar el Infinito que se refleja en el otro:
Pedir perdón, hacer las paces y también presentar la mano franca en acogida.
Navidad! Es tiempo para creer que otro mundo es posible:
Un mundo donde el amor no se vende. Donde la guerra es cosa del pasado.
Y donde los niños no se exponen  y se les deja ver al Sol que nace de lo alto.

 

¡É Nadal! O tempo do encontro con aqueles que máis temos esquecido.
¡É Nadal! O tempo da aperta para aqueles que aínda temos vivos.
¡É Nadal! O tempo do perdón con aqueles máis queridos que nos ofenderon.
¡É Nadal! O tempo no que o ceo únese á terra no nacemento dun neno.
É tamén tempo de oración agradecida por toda a nosa vida.

 

¡E Nadal!
 
 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn