Home ¿Quieres Probar?

“La mies es abundante y los obreros son pocos”: la Iglesia de todos los tiempos, al igual que la Iglesia actual necesita de jóvenes que quieran seguir a Jesucristo de forma radical en el camino del sacerdocio, ese mismo seguimiento fue el realizado por el Apóstol Santiago. Por eso es necesario motivar a sacerdotes, consagrados y laicos  de la necesidad que tiene la Iglesia de ellos como animadores vocacionales. Para ello todos podemos colaborar.

“Ser amigo y testigo del Señor”: los sacerdotes importantes no solo por lo que hacen sino, sobre todo, por aquello que son. El sacerdote muestra el rostro de Cristo, debe ser luz y sal para el mundo, para ello debe estar  unido a Cristo en toda su vida a través de la oración, formando Cristo parte esencial de su existencia.

 

Seminario, Sacerdore, Cura, Santiago, Galicia,

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.